• Alvaro Botella

No dejes que las prisas mañaneras te impidan un buen desayuno.

Cambia el desayuno clásico rápido de leche con galletas por opciones más saludables (y mucho más sabrosas).



Hola a todos y bienvenidos de nuevo al blog de Angela.


En la entrada de hoy vamos a analizar uno de los desayunos más comunes de los españoles: leche con galletas. ¿Quién de pequeño no ha tomado para desayunar un vaso de leche con 5 o 6 galletas? Es más, seguro que muchos de los que estáis leyendo esto o todavía lo hacéis o sois vosotros los que se lo dais a vuestros hijos o familiares. Es muy común en colegios, e incluso en los hospitales el dar a los pacientes para desayunar o merendar un paquete de galletas.


¿Por qué siempre ha sido tan común dárselo a los niños para desayunar? Esto se debe a diferentes aspectos, entre los que destacan la facilidad y rapidez con el que se preparan estos desayunos y se toman, junto con un componente de necesaria prisa por la mañana para empezar el día (cole, trabajo, etc.). Esas prisas mañaneras que nos gestionan (en lugar de nosotros a ellas). Otro factor importante es la buena publicidad que tienen las galletas frente a la bollería industrial… pero que es muchas veces errónea, como vamos a ver a continuación.

Las prisas mañaneras no ayudan a un desayuno sano, precisamente.

¿Pero qué llevan en realidad las galletas? En la web “COMER O NO COMER”, un experto dietista publicó un cuadro en el que comparaba los porcentajes de grasas y azucares de diferentes tipos de galletas junto con diferentes productos de bollería industrial. Este es:



Como podemos ver, son productos que en composición de grasas y azúcares son muy similares, e incluso superan a los productos de bollería en según qué apartados. ¿Sabíais, por ejemplo, que croissants, bollos tipo donuts y magdalenas tienen menos porcentaje de azúcar que las galletas tipo maría y muy poco más de grasa? ¿Sabíais qué el Ministerio de Sanidad incluyó en la encuesta ENIDE (Encuesta Nutricional de Ingesta Dietética Española) a las galletas dentro de la categoría “bollería”?


Ojo, esto no significa que comer galletas sea el fin del mundo, o que sea más peligroso que comer otro tipo de bollería industrial, simplemente, que si lo que queremos es acercarnos a un modelo de dieta saludable, las galletas no deberían ser un alimento al que recurrir habitualmente.


Pero tranquilidad, que no está todo perdido. A día de hoy y con lo que ya sabemos acerca de la alimentación, nos hemos puesto las pilas y existen infinidad de ideas creativas, sencillas y saludables para desayunar. De cualquier web o blog que visites puedes sacar gran cantidad de ejemplos (siempre por favor, con ojo crítico, no sea que vayamos de Guatemala a Guatepeor).

Comer galletas no es malo, pero no deberia ser un alimento al que recurrir habitualmente.

A continuación te presento unas cuantas que considero buenas opciones sanas (tanto dulces como saladas), y sobre todo, fáciles de preparar. Y también pensando en los más peques de la casa.


· Yogur con fruta troceada. A día de hoy en el mercado es fácil encontrar yogures de buena calidad y saludables a buen precio. Estos, los mezclamos con fruta troceada (el plátano es mi opción favorita) y listo. E incluso se le puede echar algún fruto seco, como las nueces. Este último le dará un toque crujiente al plato que lo hará aún más sabroso.


· Macedonia de frutas con cereales. Con fruta de temporada troceada y mezclada con cereales y algo de leche. Cuidado por favor con los cereales a elegir. Existen en el mercado opciones saludables de cereales… y otras no tan saludables. Esto podría dar para otro futuro artículo para el blog.

Te presentamos 5 posibles opciones, sanas, y que tampoco llevan tanto tiempo preparar.

· Tostadas de pan integral con aguacate, aceite de oliva y tomate. Excelente opción si nos apetece algo salado, muy fácil de preparar al momento. Cuidado con no pasarse con el aguacate y el aceite, que, aunque son productos que contienen grasas “de las buenas”, son muy calóricos. Debemos tener esto presente a la hora de elaborar el resto del menú del día.


· Tostada de pan integral con huevos. Tanto revueltos como a la plancha con unas gotas de aceite.


· Tortitas de avena con plátano. Sin duda, esta es una de mis opciones favoritas para el desayuno y yo mismo me las preparo casi todas las semanas, con copos de avena o harina de avena (fácil de encontrar e incluso de sabores, como de chocolate). En una batidora se introducen la harina de avena, dos plátanos, dos o tres huevos y un poco de leche. Lo bates todo bien y te queda una masa de tortitas perfecta y con muchísimo sabor. Con esta masa te dará para hacer tortitas para varios días. Te recomiendo tomarte un par al día.

Fácil: yogur con fruta, o tostada de pan integral con huevos.

Por tanto, recuerda que existen buenas alternativas a las galletas para desayunar, que, aunque quizá un poco más laboriosas de preparar (no tanto como parece), siguen siendo bastante sencillas. Sin demasiado esfuerzo conseguiremos un desayuno mucho más nutritivo y que sin duda merecerá la pena. ¿Qué un día no tenemos tiempo y debo tomarme unas galletas? No pasa nada, pero recuerda intentar priorizar siempre otros alimentos a la hora del desayuno. No dejes que las prisas te impidan empezar bien el día.


¡Nos vemos en unos días, en el siguiente consejo de salud!


Alvaro Botella - Entrenador personal y coach de nutrición y salud


Mindfulness Vida y Salud

¡Únete al Blog y recibe nuestras noticias!

¡Gracias por unirte!