• Angela Larrubia

Los problemas, en fila india.

Una frase sencilla que te ayudará cuando estes agobiado con mil cosas a la vez.




¡Hola de nuevo!


Hace muchos años, cuando era una joven profesional de consultoría, con poco tiempo de experiencia, pero ya trabajando en proyectos con clientes y con ciertas responsabilidades, me pasaba, como nos ha pasado a casi todos, que tenía mil cosas que hacer, junto con la presión del jefe, el cliente y el negocio, la pasión y las ganas de hacerlo bien, todo era nuevo, complicado, se me hacía un mundo, y era un mundo que yo quería conquistar… todo ello con una dosis de inexperiencia que no ayudaba...


El resultado: me entraban unos “agobios” difíciles de manejar, mi cabeza iba a mil, saltando de un tema a otro y con la impresión de no ser capaz de llegar a todo lo que tenía que hacer, de no cerrar temas, de que me crecían enanos por todas partes que lo hacían todo aún más complicado.


Recuerdo que hablé de esto con un compañero senior de uno de los proyectos en los que estaba asignada, que al verme alterada y “como pollo sin cabeza”, me dijo una cosa que no había oído hasta entonces y que desde entonces llevo grabada a fuego: “Los problemas, en fila india”.


La frase puede parecer simple, pero creo que es difícil decir más con sólo cinco palabras.

Sé que puede parecer una simpleza, pero si lo pensáis con detenimiento, creo que es difícil decir más con sólo cinco palabras. A mí me sirvió de mucho en aquel momento y desde entonces esta frase me ha acompañado.


Y tengo que confesar que muchos años después, aún continúo experimentando con frecuencia esa sensación de “desbordamiento”, de no llegar, de que se me lleva el río… y sigo recurriendo a ella. Cuando tengo una lista interminable de asuntos de los que ocuparme, cuando los problemas parece que se me echan encima, cuando no puedo dejar de pensar en eso que pasó o aquello que dije… en fin, cuando la vida actual me asalta desde muchos frentes. Entonces ahí está ella: “Los problemas, en fila india” y cada día va siendo más amiga mía.


Cuando estes desbordado, recurre a esta frase y a al acrónimo "PROA"... te ayudará.

Y concretando un poco más, ¿qué podemos hacer con todo esto? A mí me ayuda combinar la lógica aplastante de frases como ésta con la metodología y la base que me aporta Mindfulness. Con ese punto de partida te recomiendo que cuando te encuentres en uno de esos momentos de “desbordamiento” sigas estos sencillos pasos que te detallo a continuación. Podrás recordarlos fácilmente ya que, como les gusta a los americanos, estos puntos forman la sigla PROA, es decir pueden ayudarnos a reorientar nuestra PROA hacia una forma de actuar más consciente y saludable:


1. PARA un momento. Sí, a pesar de todo lo que tienes encima, permítete encontrar ese momento precioso de parar, de dejar todo a un lado. No es fácil encontrarlo, pero te aseguro que está ahí.


2. RESPIRA: Lleva tu atención a la respiración como medio de anclaje a este momento de parada, unas cuantas respiraciones intencionales sintiendo todas las sensaciones de tu cuerpo en cada inspiración y cada espiración: nariz, garganta, pecho, abdomen…

También a través de esas respiraciones puedes tratar de identificar las zonas de tu cuerpo que están tensas y quizá puedas relajarlas con cada espiración.


PROA: Para, Respira, Observa, Actúa.

3. OBSERVA Y TOMA PERSPECTIVA: ahora, con una menor agitación puedes apoyarte en nuestra nueva amiga: “los problemas en fila india”. Y te propongo algunas acciones que me sugiere siempre esta frase:

· Observa con atención el punto en que te encuentras, analizando y entendiendo “lo que hay realmente encima de la mesa”. Dejando a un lado emociones, presiones, pensamientos…

· Da un paso atrás para poner perspectiva que te permita re-evaluar y re-enfocar. De esta forma distinguir lo realmente importante y dejar a un lado lo que no lo es, cribar, priorizar, traer orden al desorden… ¡crear la fila india! ¡uno detrás de otro!

· Al crear la fila, “la bola” se va desenredando y simplificando y puedes empezar poco a poco, uno a uno y por orden, estando muy atento para desechar todo aquello que se quiere “colar” en la fila o colocándolo en el puesto que de verdad le corresponde.

· Cae en la cuenta de que así es nuestra vida, que siempre vamos a tener muchos asuntos y problemas que resolver, que vienen y van, que al final se disuelven o sencillamente pasan y dejan su lugar al siguiente.

· Plantéate que tu actitud cuenta; que ser abierto, positivo y mirar de cara hacia el futuro puede llegar a definir tu vida.


4. ACTUA: ¡Ahora sí! Ya estás listo para proceder, para que la fila india vaya avanzando con calma.

Mi opiniòn: Mindfulness y sentido común van de la mano.

Para terminar la historia, os diré que el consultor senior que me dijo aquello no sabía nada de Mindfulness, pero su experiencia y sus años en esas situaciones complicadas le dieron perspectiva como para pensar en parar por un momento, entender la situación y, con calma, poner los medios para ir acometiendo esto y aquello de una forma ordenada y eficiente. Vamos, para poner los problemas “en fila india”.


Por eso en mis cursos digo tantas veces: ¿Esto es Mindfulness o “sentido común”? en mi opinión Mindfulness y sentido común van totalmente de la mano y precisamente esa coherencia es para mí un soporte fundamental.


Por último, en mi caso particular, ¿cómo hago para poder abordar los problemas “en fila india”? A mí me ayuda mucho ponerlo por escrito, es decir, hacer una lista. Así, de manera visual, así veo cuántos asuntos o problemas tengo que abordar. Intento también, por cada uno de ellos, poner dos o tres acciones encaminadas a tratar de resolverlos. Y luego, pongo un orden o una prioridad a esas acciones.


A mi me ayuda poner los problemas por escrito, en orden, con sus acciones asociadas ... y tacharlas según las voy ejecutando.

El hecho de tener todo esto escrito me ayuda a hacerme consciente de la situación, ¡a cuantificar adecuadamente mi agobio! y, al mismo tiempo, a ver también las posibles acciones para tratar de resolver ese agobio. A continuación, me pongo a ejecutar esas acciones y así voy tachando de mi lista… la sensación visual de que voy ejecutando poco a poco esas acciones y tachando esas tareas o problemas de mi lista me ayuda. ¡Cada uno podéis ahora encontrar vuestros trucos! Y este método mío tan particular, no deja de ser lo que antes comentábamos: reorientar esa PROA: Parar, Respirar, Observar y tomar perspectiva y finalmente Actuar..


Una curiosidad para acabar: he buscado esta frase amiga de “los problemas, en fila india” en Google… y no la encuentro. Me parece muy llamativo que algo con tanta sabiduría (al menos a mí me lo parece), no aparezca en los buscadores de la web. Bueno, quizás después de publicar esta entrada en mi blog ya pueda aparecer y pueda ser de ayuda a alguna persona. agobiado con mil cosas a la vez.


¡¡Seguimos hablando!!


Angela Larrubia Ansón - Mindfulness Vida y Salud

¡Únete al Blog y recibe nuestras noticias!

¡Gracias por unirte!